Ante la propuesta de la Ministra de Trabajo y Economía Social y vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, de poner un tope al precio de los alimentos básicos como solución a la inflación que sufrimos desde hace meses en España, desde ASOLITE queremos mostrar nuestra preocupación y total desacuerdo. Esta propuesta responde únicamente a un criterio ideológico del Gobierno y no a un análisis racional de las causas del aumento de la inflación, suponiendo un nuevo ataque de la Sra.Díaz a la Agricultura y Ganadería de España. La eventual aplicación de esta medida supondría el cese y abandono de muchas explotaciones agrícolas y ganaderas, ya de por sí duramente golpeadas por el incremento de los costes de producción, con lo que se abundaría en el desabastecimiento de alimentos y alza de precios.

Esta clase de anuncios causa estupor y malestar en el sector agrícola y ganadero. Esta Asociación pone de manifiesto los mismos datos que publica el Ministerio de Agricultura: los costes de la producción agrícola y ganadera crecieron un 38,38% en su tasa interanual, mientras que los precios percibidos por los agricultores y ganaderos en sus campañas aumentaron un 22,10%, según datos del mes de mayo de 2022. “Estos datos ponen de relieve que la subida del coste de los productos agrícolas en origen no supera al incremento de los costes, con las consiguientes pérdidas que son asumidas por agricultores y ganaderos”, ha destacado su presidente, Francisco Guerrero.

Desde la Asociación del Olivar Tradicional Español declaran que sólo de un análisis profundo y racional de los elementos que están determinando el alza de precios podrían determinarse medidas acertadas y que beneficiarán tanto a los sectores agrícola y ganadero como a consumidores y usuarios.

Desde ASOLITE ya el pasado año, se denunciaba que los costes de producción de nuestro producto el aceite de olivar tradicional, estaban subiendo de forma exponencial y se pedían medidas al respecto al gobierno para poder garantizar la viabilidad de nuestras explotaciones agrícolas y con ello se podría controlar el alza de precios y consiguiente aumento de la inflación.

Además de la subida de los costes de producción, otro de los elementos clave que determinan esta subida de precios es la grave sequía que padecemos y que está diezmando las cosechas de todo tipo de cultivos. Situación que requiere de medidas urgentes por parte de nuestro gobierno.

“Nos parece oportuno recordar a la Señora Ministra que, a día de hoy, estamos viendo las graves consecuencias en Europa causadas por la dependencia energética de terceros países. No queremos ni imaginar las consecuencias para los habitantes de un país, que fácilmente podría ser el nuestro, si esa dependencia fuese una dependencia alimentaria. La Agricultura y Ganadería de un país no es cuestión baladí, es la base sobre la que se asienta nuestra independencia alimentaria, una alimentación de calidad, sostenible y que genera además riqueza e innumerables puestos de trabajo. No sólo sufrimos desatención, sino un ataque directo a nuestra Agricultura y Ganadería que sólo traerá desempleo, desabastecimiento y dependencia de terceros países”, han declarado desde ASOLITE.

La inflación no se resuelve castigando a los agricultores y ganaderos, eslabón más débil de la cadena alimentaria, se resuelve con medidas de apoyo que rebajen nuestros costes de producción, medidas para afrontar la sequía y medidas para fomentar la adquisición de productos de venta directa al agricultor intentando poner freno a la especulación de los grandes comercializadores de productos agrícolas.

Desde el Olivar Tradicional, por tanto y de nuevo “volvemos a pedir medidas de apoyo a nuestro sector, un sector castigado por los altos costes de producción y que por contra genera mucho empleo en las zonas rurales y que sirve de freno a la despoblación”, ha concluido Guerrero.

Aún no hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.